• Contacte
Josep M. Vilalta web
Setembre 22, 2013

Por la innovación regional

Josep M. Vilalta, secretari executiu de l’Associació Catalana d’Universitats Públiques (ACUP) i director de la Global University Network for Innovation (GUNi)

Article publicat a La Vanguardia el dia 22 de setembre de 2013

Europa se mueve por su modelo de futuro. La propuesta de la Comisión Europea para el Marco Financiero Plurianual prevé una cifra cercana a los 400.000 millones de euros destinados a las políticas de cohesión para el periodo 2014-2020, mediante los llamados Fondos Estructurales Europeos (que incluyen los Feder, el Fondo Social Europeo –FSE– y los Fondos de Cohesión, entre otros). Lo más relevante es que los fondos estructurales cambiarán su concepción y su destino: en gran medida se destinarán a proyectos e infraestructuras con un gran componente de investigación e innovación en las regiones de Europa.

La Estrategia Europa 2020, impulsada por la Comisión para el periodo 2014-2020, pretende modificar sustancialmente la política homogeneizadora y, como se ha demostrado, poco sostenible de los Fondos Estructurales anteriores. La Comisión puso en marcha en el 2011 un programa dirigido a promover la especialización inteligente de los estados y las regiones para acelerar la recuperación económica y lograr un modelo de desarrollo sostenible e integrador. El programa recibe la denominación de Estrategias de Investigación y de Innovación para la Especialización Inteligente (RIS3).

La estrategia se apoya en un proceso de definición y priorización de los sectores económicos que suponen una ventaja para cada región europea desde una perspectiva internacional. En este proceso deben participar de forma activa los principales actores del ecosistema de innovación de la región. Y es que disponer de la Estrategia RIS3 de cada regióneuropea será condición necesaria para acceder a los instrumentos de financiación europeos de cohesión, de los cuales se estima que un 7% serían asignados en España.

En la práctica, la CE está pidiendo a las regiones que elijan y justifiquen en qué quieren basar su crecimiento y en la que quieren invertir los recursos públicos y privados. En Catalunya, gran parte de los recursos estructurales deberán dirigirse a transferir los resultados de la I+D, la innovación y la competitividad de las pymes. Por tanto, de forma sustantiva los Fondos deberán financiar proyectos e infraestructuras que tengan como objetivo el fortalecimiento de la innovación regional y la transferencia de las capacidades de investigación y desarrollo en el tejido económico.

La Generalitat ha iniciado en los últimos meses los primeros estudios vinculados a la RIS3 y está poniendo en marcha diversos foros de trabajo con los actores que deben participar activamente. Todo ello debe conducir a la definición de la estrategia de especialización inteligente de Catalunya como región europea. No se nos escapa, pues, la trascendencia histórica, tanto del momento actual de definición de la estrategia catalana como de su implementación en el periodo 2014-2020. De lo que decidamos hacer en estos años ha de resultar un nuevo modelo económico y social mucho más basado en la innovación, la internacionalización y el valor añadido, y por supuesto mucho menos sostenido en sectores como el inmobiliario o el turístico. No hacer los deberes correctamente o errar el tiro, al mismo tiempo, puede resultar un lastre enorme para nuestra competitividad.

Catalunya dispone de activos óptimos desde el punto de vista empresarial y de conocimiento. Pero en esta estrategia de especialización es necesario ser atrevidos para hacer una apuesta por determinados ámbitos industriales y del conocimiento donde nuestro país puede competir a escala europea e internacional. Sea cual sea la apuesta de especialización, cuando hablamos de innovación en un sentido amplio debemos pensar también en todas aquellas acciones vinculadas a la formación en todos sus niveles, y en consolidar un capital humano cualificado y que sea motor de crecimiento.

Para Catalunya se abre una oportunidad para hacer valer su posición como región de conocimiento y sacar adelante una necesaria reindustrialización en términos de la llamada fabricación avanzada, basada en producir nuevos productos a partir de nuevas tecnologías resultantes de la I+D. Las universidades y los centros de investigación catalanes jugarán un papel clave.

En los próximos meses y años debe haber, pues, un liderazgo vigoroso y un conocimiento profundo de los activos económicos y de conocimiento. El Govern de la Generalitat tiene un papel destacado, pero tanto o más lo deben tener las empresas, las universidades y los centros productores de conocimiento y de innovación. Aquí puede ser relevante la contribución de la recién creada Plataforma Conocimiento, Territorio e Innovación. Del resultado de la Estrategia RIS3 catalana no dependen tanto los recursos que llegarán sino la oportunidad de utilizarlos de una forma eficaz y eficiente para un futuro crecimiento económico sostenible y para un progreso social que cree puestos de trabajo y sustente la sociedad del bienestar.